Aprender

camino foto

La perspectiva lo es todo, el parabrisas lleno de lluvia fina puede parecerte un cristal desintegrándose o un cielo de noche clara lleno de estrellas. El coche de autoescuela que va delante avanza lento y torpe, con el tiempo la conductora novel manejará otro sin darse cuenta, pero nadie podría convencerla de eso ahora.

Aprovecho para recordar el tono de la canción antes de entrar en el aula. Aún en  la calle, y de modo más intenso por la lluvia, me llega el olor a lápices, merienda, tizas, papel, que permanece en las escuelas a través del tiempo, y se escucha el sonido de clarinetes, violines y guitarras, en melodías y compases inconexos. El piano suena y las notas ya salen más seguras, siempre es igual, la confianza con la canción va surgiendo como en cualquier relación, tropezando con las notas más arduas y disfrutando de las que salen como si ya las conocieras hace mucho, aunque en la relación musical, la felicidad plena, aún efímera, está asegurada.

Sigo con el resumen de contenido educativo que me he ofrecido a hacer por algunas de las cosas que se acaban compartiendo en una relación,  hay un término novedoso, “las competencias”, y una recurrente, “aprender a aprender”. Me viene a la cabeza la aprendiz de la autoescuela, la clase de canto y mis rabietas del día, y  me pregunto si el camino de aprender no será un proceso tan inabordable y necesariamente reservado a la intimidad del ser único que somos.

Tumbada en la cama, miro la parte cedida de mi armario, y por más que me pregunte qué siento, no sé cómo llamarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s